viernes, julio 07, 2017

El amor en los tiempos de un veterano. Houellebecq y la "Configuración de la última orilla"

Sus versos son gélidos, cáusticos, sutiles y provocadores sobre la crisis civilizatoria, la vasta soledad existencial y la fina tristeza de los años que preceden de forma inmediata a la muerte, cuando la suerte está media echada en un futuro necrológico.
Sorprende Houellebecq y su ácido malestar cultural donde asoma un dolor sordo, hostil, una visión desolada. La sociedad es fría. No te da la oportunidad. Estás sentenciado. La gente está desencantada.
Sorprende Houellebecq con su poesía existencial y pesimista y su romántico animal salvaje que enfrenta la hipocresía cultural de la sociedad; sociedad que, según sabemos, no es para viejos, (ni para niños).
Poemas breves como un fuego gélido que sale de la boca de un golem.
Estamos enfrentados, cara a cara, a un apocalipsis de soledad absoluta. La desolación, el lado oscuro de lo ya vivido y que ya no volverá, conscientes que estamos definitivamente solos; repito: total y absolutamente solos. No hay quitapesares. Vivimos en la mitad de la derrota y del caos sin salida. Uno se conforma a la tristeza y al vacío donde poco a poco todo pierde sentido. Ni aún el sexo, ni las vicisitudes del orgasmo domesticado es una liberación a cierta edad. Más bien se convierte en ¡uh! otro triste naufragio.
Sorprende Houellebecq con su aire de Rimbaud. También con la actitud del sueco Clemens Altgard y su libro No-Muerte; estamos No-Muertos, estamos cercanos al final y frente a lo cual la salida es escarbar en los restos de las viejas vanguardias.
Después de haber sido el rey de la bohemia, ya se terminaron los sueños, el amor, las luces, los castillos y las esperanzas de la gloria.
Ya no somos, en sentido estricto, más que sufrimiento. Pero a pesar de todo nos queda, paradoja, el sufrimiento. Ya no hay razón, sólo corazón.
¿Habría que aceptar las cosas tal cual vienen?
O aférrate al amor, a la religión, a las drogas o a cualquier faro o luminaria gurú. Aférrate si quieres, veterano, disimula un rato tu fracaso y sufrirás al otro día la resaca de un mal vino búlgaro.
Sorprende Houellebecq con su negación en las páginas de su libro: aférrate si quieres, pero ningún cirio encendido te salvará de la desesperación que te espera, veterano, en los tiempos que preceden a tu muerte.
Sorprende Houellebecq con su pesimismo radical y esta poesía para infortunados.
Sorprende Houellebecq con su poesía que contrasta con la autocomplacencia de mucha de la poesía anodina que se publica actualmente y que parece tontamente ensimismada e irrelevante. Palabras corruptas que chapotean en charcos de insolvencia. Libros sostenidos en una telaraña de una deprimente maraña de indolentes reseñas por encargo. Pero no es sólo la culpa del del comercialismo, también es la fatuidad de la enorme pobreza cultural. Impertinencias basadas en el miedo, la turbación a decir con palabras nuevas, la aprensión al castigo de una sociedad enferma de control y sin empatía con la gente. La sociedad es fría y no les da la oportunidad a esos poetas agrupados como pulgas de agua en un acuario, no les da la oportunidad de pensar distinto. ¿Para qué escribes esos libros si estás preso en ese acuario de miedo?
Escrito por un cabrón
Leído por cretinos.
Ecrit par un salaud
Et lu par des crétins

jueves, mayo 04, 2017

Escritoras (es) del año del perro: Costamagna, Fernández, Jeftanovic, Meruane y Gumucio


Alejandra Costamagna, Rafael Gumucio, Nona Fernández, Andrea Jeftanovic y Lina Meruane, parte de la novísima escuadra literaria chilena, nacieron alrededor del 1970, el año del perro. Según el horóscopo chino los perros son tímidos, desconfiados, fríos de entrada hasta que toman confianza y mueven la cola. Mas, los perros vacilan entre lo propicio y lo nefasto. Son espirituales pero, a la vez, son primos de chacales y dingos.

Fueron criados en el mismo jardín infantil: los talleres literarios de los autores de la nueva narrativa, Carlos Franz, Gonzalo Contreras, Jaime Collyer o Pia Barros. Estos canes son periodistas (Costamagna, Meruane) o bien relacionados con los mass media(Gumucio fue animador de televisión y Fernández escribe teleseries) y se notan ansiosos de fashion (cosmopolitismo y refinación) que la tribu literaria chilena no tiene, jamás ha tenido y ya jamás tendrá.

Literariamente apelan a la técnica teatral de la memoria emotiva de Stanislavski. La alusión les pincha emociones contenidas y así revelan el lado feo de la vida: la descomposición, la muerte, el abandono y las familias fracturadas.

Déjate caer. Un beso a mi madre y déjate caer

En el año del perro sus padres eran jóvenes testigos, quizás activos, del “proceso” (como se decía entonces), un proceso de cambio mundial y estaban –o así lo recordamos- llenos de ardor por cierta épica y se veía venir el desvarío de la historia. Y luego fueron víctimas o victimarios. Y ahora estos canes literarios, sin que nadie se los pida, vienen a pagar karma, a saldar la cuenta con sus padres. Vienen a pasar boleta.

¡Ejemplifique, señor!

Ejemplifico:
En voz baja (1998), la primera novela de Costamagna, en una narración lineal, con turbadora falta de humor y gusto por el melodrama, el padre de Amandita es llevado a un campo de concentración. Mientras tanto su mami le pega en la nuca con Lucas, otro “compañero”. Después el papi se recobra y se acuesta con la tía Bertita en México. En Cansado ya del sol (2002), la tercera novela de Costamagna, el protagonista es el cansancio. Manuel llega a México junto a su hija para escapar de su pasado en Chile. La culpa, la culpa tan católica lo lleva a emprender un peregrinaje melancólico de pueblo en pueblo.

Maturana en la novela El daño (1997) narra sobre dos amigas agobiadas que viajan al norte. Elisa arrastra una incestuosa relación con su padre alcohólico, que no sabe además si es su padre. Con ese stoff lento y moroso nadie viaja lozano.


En la novela de Nona Fernández, Mapocho (2002), la Rucia muerta, navega en un ataúd por la fetidez del río Mapocho. Busca a su hermano, el Indio, otro muerto, de amor incestuoso. En su infancia son separados violentamente de su padre. La madre llora por las noches.

Memorias prematuras (1999) de Gumucio, también va por sus padres, claro que con un humor fiero, que se agradece: “mi padrastro se cree guerrillero, mi padre se cree intelectual y mi madre se cree mi madre”. “Mi padre vive en una casa de ladrillos en la calle Jesús”). Comedia nupcial (2002) es la historia de un matrimonio de la edad de sus padres, sobrecargado, sin amor. En Gumucio –sin la bobería amelcochada del feeling fabricado- sonrojan las relaciones de esa pareja deserotizada y condenada. “Soy hijo de una generación de eternos adolescentes”, ha tartamudeado Gumucio

Andrea Jeftanovic en Escenarios de guerra (2000), Tamara, la protagonista cuenta -con cierta novedad estilística- de una familia desarraigada bajo la visión de la guerra en la patria del padre, y una madre infiel con un pintor de brocha gorda, y sus inicios amorosos con un tal Franz.

En Las Infantas (1988) de Lina Meruane las niñas Blanca y Gretel han sido abandonadas por sus madres, quedando al cuidado de padres inútiles, violentos y vejatorios. Celos y rivalidades en el seno de la casa familiar.

Usted, lector, ya se dio cuenta: esta literatura claustrofóbica y privada es el manifiesto de los Edipos, aunque la mayoría son mujeres y usted sabe como se llama eso. Sólo les falta sacarse los ojos. Los cachorros no encontraron otro lugar más sucio para mear que en su propia casa. Flirtean con la razón enferma, con el terror interno. Por un “descuido” del pensamiento chileno se ha disimulado nuestra tragedia social y el horror sentido no puede ser pensado. En público y en privado se habla con velos. El tío, la abuela y la nana con velos. En ese contexto cultural, el horror sentido es un licor de melancolía circulando por el cuerpo. Por eso estos canes se expresan desde la biología y chapotean en el horror vacui y donde otros nadan, estos se ahogan. Babys del duelo post-moderno necesitan ser arrullados. 

Arrurrú, perrito.

El crítico Rodrigo Canovas (Novela chilena, nuevas generaciones, 1997) bautizó a la última generación como la generación de los Huérfanos. Pero, no. Estos novísimos se linkean más bien con la ya vieja tradición de la novela del Escepticismo, de la generación del 50, de la que habló José Promis (La novela chilena del último siglo, 1993), novelas de ambientes decrépitos, cerrados, sórdidos y enajenados y de la cual otro José, José Donoso, “nuestro” Pepe, es el mentor.

Los canes son escritores busquillas, impacientes y de talento. Pero ¿Y si levantaran la cabeza, si levantaran la cabeza por encima de los muros de la reunión familiar del domingo, del mantelito blanco de la humilde mesa en que se comparte el pan familiar, si levantaran la cabeza y dejaran de regañar o corregir al papi por no haber hecho nada bueno o por haber follado con la tía, o por ser un vago, o por haber tenido una épica y ahora, desencantado, no tener nada?

Publicado en el suplemento El Utopista Pragmático, diario La Nación. Santiago, Chile. Febrero del 2003.

Publicado en el libro  Escritores y escritoras de la guerra: vigencia de una generación de narradores chilenos. Santiago de Chile: Editorial Universidad Bolivariana, 2007.


lunes, mayo 01, 2017

Una historia negra en México de maltrato intelectual según Elena Poniatowska, en El universo o nada

Resultado de imagen para Elena Poniatowska,   El universo o nada
Uno de los atentados del poder contra la vida intelectual de México fue el golpe asestado en 1965 contra el director del Fondo de Cultura Económica, Arnaldo Orfila Reynal por la publicación de Los hijos de Sánchez —el estudio antropológico de Oscar Lewis sobre la pobreza de una familia marginal de la Ciudad de México. Decenas de destacados intelectuales y artistas, protestaron Y crearon una nueva casa, Siglo XXI Editores. Esta es la historia que cuenta  Elena Poniatowska, en un capítulo del excelente libro  El universo o nada (Seix Barral, 2013).

LOS HIJOS DE SÁNCHEZ DE OSCAR LEWIS

1965 es un referente de la intolerancia en nuestro país. La gran editorial del gobierno, el Fondo de Cultura Económica (FCE), dirigido por Arnaldo Orfila Reynal, lanza el libro Los hijos de Sánchez, de Oscar Lewis, que evidencia la pobreza en una vecindad cercana a la cárcel de Lecumberri y denuncia la violencia que un padre machista ejerce contra sus cuatro hijos. Lewis muestra el hacinamiento y la crueldad de una urbe a punto de convertirse en una de las ciudades más grandes del mundo. El juez Luis Cataño Morlet, miembro del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal y presidente de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística, acusa a Orfila de publicar textos difamatorios sobre México y le pide a Díaz Ordaz que los expulse. El libro de Lewis pone en evidencia que el “milagro mexicano” es una farsa y que la pobreza es moneda corriente.
-Ese libro deshonra a México y denigra a los mexicanos.
“Bueno, si así lo piensan los miembros de su Sociedad, háganlo.”  Geografía y Estadística demanda a Oscar Lewis por considerar su obra “obscena, ofensiva, subversiva y antirrevolucionaria”, responde Díaz Ordaz, y por medio del subsecretario de hacienda, Jesús Rodríguez y Rodríguez, obliga a Orfila Reynal su editor a renunciar.
­-Usted ha ofendido a México.
El 8 de noviembre de 1965 Eduardo Deschamps de Excélsior, publica la escandalosa noticia del despido de Orfila. Setenta intelectuales, encabezados por Jesús Siva Herzog y Guillermo Haro, se presentan en el departamento de Orfila en la planta alta del Fondo de Cultura Económica.
Esto es un atropello, no nos vamos a cruzar de brazos –advierte don Jesús con su voz de órgano catedralicio.
-¿Por qué no creamos una nueva editorial? –plantea Guillermo.

-Podría llamarse Siglo XXI, como una revista que quise hacer, pero hace falta un millón de pesos –sonríe, tristemente esperanzado, Orfila.

FANTASIEN AV Mathilda Franzén och Maja Franzén på ön Hven

Vi möttes av en behaglig överraskning när vi gick in i konsthallen på ön Hven, Hvens kulturhus. Vi fick chansen att prata en stund med två unga svenska konstnärer, Mathilda och Maja Franzén, som ställer ut sina verk om seendets möjligheter samt fotografins och konstens tekniska frågor.
Maja Franzén är 25 år gammal och jobbar med fosfen-effekten, de ljusfläckar som uppstår i näthinnans bark när man gnider ögonlocken eller när man vistats mycket länge i mörker. Denna företeelse återspeglas i fotografin, som fångar ett ögonblick av en viss verklighet. Det är konstnärens absoluta subjektivitet, hens polykroma språk av ljus och form.
Maja Franzén tar som exempel Evgen Bavar, en blind slovensk fotograf som med en livskraftig strävan bygger ett nytt oändligt universumur det ogenomträngliga mörkret. En förförande kraft av ett magiskt och surrealistiskt fotografi och litteratur genom omedelbara framställningar. I det här fallet strävar fotografen efter att återskapa en i förväg tänkt bild, likt en dagdröm.”Innan jag tar ett foto måste jag ha det i perfekt ordning i mitt huvud.”
Sinnena och sensibiliteten, utgör två grunder för estetiken. Att se för att modifiera och rena, genom konstnärens sensibilitet. En fråga som faller inom ramen för den filosofiska estetiken och samtidigt som pågår i samband med de nya variationerna i de så kallade ”visuella konsterna” (måleri, skulptur och fotografi).
På denna ö, den vackra ön av Hven, levde astronomen Tycho Brahe, som registrerade det första studiet av Supernovan, ett ljus som upplyste skyn under flera månader år 1572 och som han trodde orsakades av en ny stjärna. Brahe var katolik och trodde att Gud hade skapat en ny stjärna. Senare kan vi konstatera att det inte handlade om en stjärnas födelse utanom en stjärnas död. Brahe beskådade skyn från sitt fabulösa forskningscentra, av vilken delar fortfarande bevaras på ön. Brahe registrerar med blott öga. Det fanns inga teleskop då.
Nu ställer Mathilda Franzén ut en bild som NASA nyligen tog och som visar den berörda stjärnans rester eller återstoden, Supernovan från Kassiopeia. Hon understryker också blicken, och rörelsens och tidens relativitet. Från en optisk synpunkt, bedömer man utseendet, tolkningen av det framställda i samband med enhetens stämning.
Den vetenskapliga verkligheten kan inte uppfattas i sin helhet endast genom näthinnans seende. I den konstnärliga framställningen förnimmer man verkligheten även om denna inte finns. Jag gissar att det är de formalistiska teorierna, till exempel Wolffins teorier , som ligger bakom systrarnas intresanta idéerna.
De syftar till konstens interna utveckling, som betonar den framställande formen eller dess synlighet och verkets innehåll, över också skaparens insikt och även över de externa faktorerna. Eller, dessa innehåll måste åtminstone härledas från formen.
Vi, jag och poeten Rubén Aguilera, kom till ön Hvens för att prata om Tycho Brahe och hans kosmiska vision. Vi åkte därifrån berikade med den nya synen av två unga svenska konstnärer, systrarna Maja och Mathilda Franzén.
ön Hven, juni, 2015
Trad: Maria Bonita Flores
Me gustaMostrar más reacciones
Comentar

En feria del libro de Antofagasta

Patricio Rojas, Raúl Zurita y Mario Artigas
La imagen puede contener: una o varias personas y anteojos
Soledad Fariña Diana Bellesi
con Alvaro Bisama

Svetlana Alexievich , La guerra no tiene rostro de mujer

Resultado de imagen para la guerra no tiene rostro de mujer


“Acababa la guerra…La vida no valía nada.
“Regresó el Ejército Rojo…
“Nos dieron permiso para excavar las tumbas, para buscar dónde habían sido enterrado nuestros familiares fusilados. Según la tradición, frente a la muerte hay que vestir de blanco: chal blanco, camisa blanca. ¡Lo recordaré hasta el último día de mi vida! La gente iba con lienzos blancos bordados…Todos vestidos de blanco…¿Dónde habrán guardado todas esas prendas?
“Cavábamos…La gente se llevaba lo que había encontrado y reconocido. Uno traía un brazo en una carretilla, otro conducía un carro con una cabeza dentro…Un persona aguanta poco tiempo entera debajo de la tierra, se habían entremezclado. Con la arcilla, con la arena.

“No encontré a mi hermana, me pareció reconocer un trocito de su vestido, me pareció que era suyo…Mi abuelo me dijo: “Nos lo llevamos, así tendremos algo para enterrar”. Y pusimos en el ataúd aquel trocito de tela…”

Svetlana Alexiévich. La guerra no tiene rostro de mujer, 2016.

Con Guillermo Martínez y embajador sueco Jakob Kiefer


En feria del libro de Antofagasta con Alvaro Bisama


martes, abril 18, 2017

Sentimientos xenófobos florecen descaradamente en toda la sociedad- Por Lars Klint

Por Lars Klint, periodista sueco del diario Kvällsposten.
No Muerto. Suena como una especie de tema imaginado para un Viernes Santo.
No lo es. Lo que pasa es que terminé allí luego de una excursión al pueblo de Sjöbo durante esta semana santa para inspeccionar la tapa del desagüe de materiales distintos al hormigón.
Fue hace 30 años que el diario Kvällposten envió allí al joven escritor Omar Pérez Santiago para, como refugiado, retratara la recepción en el centro de la xenofobia de Suecia, el pueblo de Sjöbo y su emergente sello racista. Un referéndum se  declaró puesto que las opiniones estaban dividas  frente a la recepción de 15 refugiados por el municipio. El líder local del Partido del Centro, el agricultor Sven-Olle Olsson, fustigó la atmósfera con  imágenes de horror a la delincuencia y  a la cultura de la violencia.  El espíritu Sjöbo se convirtió en un término nacional por su tono racista.
Omar Pérez, que entonces se llamaba Pancho y nueve años antes huyó de la persecución de la dictadura militar de Pinochet en Chile, describió  afinadamente sus días en Sjöbo. Las reuniones y las impresiones. En la peluquería, la escuela, la librería, la oficina de empleo, el cine, el kiosko de completos. Y el hotel Gästis.
Yo era responsable del reportaje en el diario Kvällsposten  y recuerdo que yo me pregunté si Omar Pérez Santiago realmente había sido bien recibido en todas partes.
– Sí, así fue en la superficie, afirmó Pancho. Los residentes de Sjöbo estaban avergonzados de toda la atención negativa y culpaba a sus políticos. Ellos mismos no estaban en contra de los inmigrantes y extranjeros. Eso fue lo que dijeron.
– Que ellos fueron positivos y acogedores. Pero aun así consideraban que era bueno un referéndum.
Pienso en Omar Perez – “Pancho” – cuando yo deambulo en busca de la delgada tapa del desagüe de plástico o metal ligero de un diámetro de 78 centímetros.
Me pregunto cómo sería tratado y a qué conclusiones  llegaría hoy en una nueva  visita. Ese referéndum en 1988 terminó después con un no desgarrador. Casi el 70 por ciento de los votantes fueron muy duros contra la idea de dar refugio allí a los 15 refugiados, principalmente del Líbano. Y el espíritu de Sjöbo sigue vivo. En las elecciones de 2014, el partido de extrema derecha Sverige Demokraterna alcanzó el 30 por ciento de los votos en las elecciones parlamentarias y el 21 por ciento en las elecciones municipales.
El sentimiento xenófobo ha echado raíces en todos los posibles lugares de cultivo y florece sin vergüenza en toda la sociedad.
Recibo de correo electrónico de contacto con Omar Perez Santiago. Admite que la imagen que hizo hace 30 años no se ajustó a los resultados de las elecciones. La gente tenía una más dura resistencia a los refugiados que lo que simulaban con él. Hoy en día probablemente serían más honestos. Las tendencias racistas se han establecido en toda Europa, incluso en otras partes del mundo, así lo señala.
Le pregunto si quiere realizar una nueva visita.
Promete tener noticias de la próxima vez que esté en Suecia. Ahora es un autor respetado y tiene un sólido perfil cultural en la capital chilena, Santiago. Se beneficia de sus habilidades lingüísticas suecas.
Aquí es donde los muertos vivientes o los No Muertos entran en el cuadro.
Omar Pérez habla líricamente sobre el poeta y crítico literario de Malmö, Clemens Altgård, que en los años 90 fue una de las fuerzas impulsoras de la fracción poética Liga de Malmö, inspirados en punk y que dominó la escena de la poesía de la región. El cineasta Lukas Moodysson fue otro miembro.
Omar Pérez Santiago dice con orgullo que él ha traducido  al español el libro de poesía de Clemens Altgård, No-muerto y que acaba de salir en las librerías chilenas.
Felicidades, le digo. Y feliz Pascua.
Sjöbo puede esperar. Atormentados por su propia No Muerte y como todos en Suecia contemplar el mensaje de amor, un triste Viernes Santo, una semana después de lo ocurrido en Drottninggatan de Estocolmo.
Fuente Kvällsposten

De främlingsfientliga stämningarna blommar oblygt i hela samhället


Odöd. Det låter ju som något slags tänkt tema en långfredag.
Så är det inte alls. Jag råkar bara hamna där efter en påskutflykt till Sjöbo för att inspektera brunnslock av andra material än betong.

Det är 30 år sedan
 Kvällsposten skickade dit den unge författaren Omar Perez Santiago för att som flykting skildra mottagandet i främlingsfientlighetens huvudfäste, Sjöbos framväxande signum. En folkomröstning var utlyst eftersom opinionen motsatte sig att 15 flyktingar skulle placeras i kommunen. Den lokala centerledaren, lantbrukare Sven-Olle Olsson piskade upp stämningen med skräckbilder av kriminalitet och våldskultur. Sjöboandan blev ett riksbegrepp med rasistisk klangbotten.
Omar Perez, som då kallade sig Pancho och nio år tidigare flytt förföljelsen från Pinochets militärdiktatur i Chile, beskrev finstämt sina dygn i Sjöbo. Mötena och intrycken. Hos frisören, i skolan, bokhandeln, på arbetsförmedlingen, biografen, korvkiosken. Och Gästis.
Jag var ansvarig för reportagematerialet i tidningen och minns att jag undrade om han verkligen blivit så här artigt och väl bemött överallt. 
– Ja, så var det på ytan, intygade Pancho. Sjöboborna skämdes över all negativ uppmärksamhet och skyllde på sina politiker. Själva var de inte alls emot invandrare och utlänningar. Det var vad de sa.
– Att de var positiva och välkomnande. Men att det ändå var bra med en folkomröstning.

Jag tänker på Omar Perez - ”Pancho” - när jag strövar runt i jakt på ett tunt brunnslock i plast eller lättmetall med en diameter på 78 centimeter.
Jag undrar hur han skulle bemötas och vilka slutsatser han skulle dra vid ett nytt besök. Den där folkomröstningen 1988 slutade ju med ett förkrossande nej. Närmare 70 procent var stenhårt emot att de 15 flyktingarna, huvudsakligen från Libanon, skulle ges en fristad i deras trygga kommun. Och Sjöboandan lever kvar. I valet 2014 nådde SD 30 procent av rösterna i riksdagsvalet och 21 procent i kommunvalet. 
De främlingsfientliga stämningarna har slagit rot i alla tänkbara grogrunder och blommar oblygt i hela samhället.

Jag får mejlkontakt med Omar Perez Santiago. Han medger att bilden han fick för 30 år sedan inte överensstämde med valresultaten. Folk var hårdare i flyktingmotståndet än vad de låtsades inför honom. I dag skulle de nog vara ärligare. De rasistiska strömningarna har etablerats i hela Europa, ja i andra delar av världen också, konstaterar han. 
Jag frågar om han vill göra ett återbesök?
Han lovar att höra av sig nästa gång han är i Sverige. Han är numera en aktad författare och framgångsrik kulturprofil i Chiles huvudstad Santiago. Han har nytta av sina svenska språkkunskaper.
Det är där Odöd kommer in.
Omar Perez talar lyriskt om Malmöpoeten och litteraturkritikern Clemens Altgård, på 90-talet en av drivkrafterna i den punkinspirerade Malmöligan som dominerade de skånska poesiscenerna. Lukas Moodysson var en annan.
Omar Perez berättar stolt att han översatt Clemens Altgårds diktsamling Odöd till spanska och att den just kommit ut på de chilenska bokhandelsdiskarna - No-Muerto.
Grattis säger jag. Och glad påsk.
Sjöbo kan vänta. Hemsöka sin egen odöd och liksom hela Sverige begrunda kärleksbudskapet, en ledsam långfredag, en vecka efter Drottninggatan.

Yevgueni Yevtushenko: “A la izquierda, siempre a la izquierda, pero no más a la izquierda del corazón”

El año 1987 me dispuse a ir a la ciudad universitaria de Lund en Suecia donde, según consignaba el periódico, daría un recital el poeta ruso Yevgueni Yevtushenko, un verdadero clásico y un mito. El rumor de que se año le darían el Premio Nobel de literatura a un ruso, era grande en Suecia En la ciudad Malmö tomé el metro tren y en quince minutos llegué a la ciudad de Lund. En el camino al auditorio universitario me encontré con mi amigo, el músico Julio Numhausser, que iba a lo mismo.
En el camino Julio me contó que el poeta Yevgueni Yevtushenko, cuando había estado en el Chile de Allende, le habían pedido a él que fuese su ataché. Entonces Julio vivió varios días con el poeta en Santiago. El poeta ruso estaba obsesionado con comprar un diccionario de rimas. Con ese objetivo visitaron numerosas librerías de Santiago. El ruso dio un legendario recital en el Estadio Chile. Ahora Julio lo había llamado al Gran Hotel de Lund, donde el poeta se alojaba, y el ruso lo invitó a  cenar después del recital.
El recinto estaba repleto. El ruso apareció por la platea y vestía una camisa florida, con su porte alto y delgado.
El poeta tenía fama de recitador para estadios, un seductor de masas. No había perdido nada de esos gestos. El actor que leyó las traducciones al sueco fue el destacado Peter Stormare.
Fue una lectura apoteósica. El mito era real.
Pero faltaba lo mejor de esa noche.
Al finalizar dijo el ruso:
“Quisiera dedicar este recital a mi amigo Julio Numhausser que se encuentra hoy en la platea y al que yo conocí en el Chile de Salvador Allende. Permítanme terminar con un poema que yo leí en el Estadio Chile de Santiago. Y en homenaje a Julio quisiera leerlo en español”
En ese momento, todos los ojos se volvieron a Julio Numhausser que estaba sentado a mi lado.
Y el ruso recita en español:
A la izquierda, muchachos,
siempre a la izquierda,
pero no más a la izquierda
de vuestro corazón.
”.
Era, obviamente, un poema contra el estalinismo y contra las burradas de los que comulgan con ruedas de carreta.
Esperamos con Julio que el poeta firmara sus libros a sus lectores.
Después vino el ruso a saludar a Julio. Y entonces en el hall del auditorio, Julio me lo presentó y él, cordialmente, me invitó a la cena. Nos fuimos caminando hasta el restaurante del Gran Hotel de Lund, donde cenamos junto a su nueva mujer, María Nóvikova, una rusa bella y blanca como la harina, Peter Stormare, el monstruoso actor sueco y el editor sueco de Yevgueni Yevtushenko, el poeta Rubén Aguilera de Lund y el poeta Juan Cameron, que se había sumado en el camino.
Recuerdo que en algún momento Yevgueni Yevtushenko al iniciar la cena hace un brindis y dice:
-Quisiera hacer un brindis por Julio Nunhausser y mis amigos chilenos aquí presentes. Conocí a Julio en el Chile de Allende. Un pueblo al que quiero mucho, un país de grandes poetas y de grandes vinos.
En ese momento, el editor llamó al mozo:
-Traiga el mejor vino que tenga para los chilenos.
Así brindamos y comimos esa noche.
Ese año le dieron el Premio Nobel a un ruso, sí: Al poeta Joseph Brodsky.
Cuento esto ahora con la triste emoción que me da el haberme enterado recién, hace algunas horas, según informa María Nóvikova,  que el gran poeta ruso Yevgueni Yevtushenko ha muerto hoy a la edad de 85 años.
Creo sinceramente, con humildad y con esperanza, que el poeta Yevgueni Yevtushenko dio  prueba rigurosa de su amor a la libertad, a todas las libertades que debemos aspirar, no sólo a las convenientes.

jueves, abril 06, 2017

En minnesbild av Jevgenij Jevtusjenko -Magasin Opulens



Jevgenij Jevtusjenko 1933-2017
NEKROLOG. En dag i november 1987 begav jag mig till Lund. Enligt morgontidningen skulle Jevgenij Jevtusjenko, en närmast legendarisk poet, läsa sina dikter. Det ryktades också att det årets Nobelpris i litteratur eventuellt skulle ges till en rysk författare.
På vägen till universitetsaulan träffade jag en vän, musikern Julio Numhauser, som hade samma mål som jag. Han berättade att poeten Jevgenij Jevtusjenko hade varit i Allendes Chile, 1972. De hade bett Julio att vara poetens personliga guide under besöket och han tillbringade flera dagar med poeten i Santiago. Den ryska poeten var besatt av att få tag i ett rimlexikon och de besökte flera bokhandlar. Jevgenij Jevtusjenko gjorde under samma resa också ett berömt framträdande på Estadio Nacional de Chile.
Lunds universitetsaula blev fullsatt. Skalden hade ett rykte som recitatör med förmåga att kunna förföra massan vid arenaframträdanden och han hade inte förlorat något av denna förmåga. Dessutom hade han hjälp av den imponerande svenske skådespelaren Peter Stormare som läste upp de svenska översättningarna av den ryske poetens dikter.
Det var en enorm framgång. Myten stämde med verkligheten. Vid slutet tillägnade Jevtusjenko föreställningen till Julio Numhauser och som en hyllning till sin vän läste han en dikt på spanska. I det ögonblicket vändes allas blickar mot Julio som satt bredvid mig.
”Till vänster, pojkar,
alltid till vänster,
men inte mer vänster
än ditt hjärta.”
Det var uppenbarligen en dikt som uttryckte kritik mot stalinismen och dess förtryck. Efteråt gick vi till Grand Hotel och åt middag med Jevtusjenkos fru María Nóvikova, Peter Stormare, förläggaren Per I Gedin och lundapoeten Rubén Aguilera.
Nobelpriset gick till en rysk diktare det året, men till poeten Joseph Brodsky.
När jag hastigt nu skriver ned detta minne är det i sorg och bara några timmar sedan María Nóvikova tillkännagivit att den store ryske poeten Jevgenij Jevtusjenko avlidit i en ålder av 84 år. Jevgenij Jevtusjenko mest bestående bidrag till eftervärlden är i min mening hans kärlek till friheten.

martes, marzo 21, 2017

Cerrillos patrimonial y una propuesta de el aire como eje cultural y artístico.

Resultado de imagen para museo aeronautico
En Cerrillos el arte y la cultura deben constituir uno de los ejes para definir una identidad de la comuna , y para fundar un espacio narrativo que sea  integrador. El objetivo es propiciar el diálogo y la reflexión sobre la función de la cultura y el arte en una comunidad y aplicar estrategias de consenso de política pública.
EL AIRE
Gabriela Mistral
Esto que pasa y que se queda,
esto es el Aire, esto es el Aire,
y sin boca que tú le veas
te toma y besa, padre amante.
¡Ay, le rompemos sin romperle;
herido vuela sin quejarse,
y parece que a todos lleva
y a todos deja, por bueno, el Aire…
Los aeropuertos tienen un alma romántica. Narran un viaje.
La esencia de Cerrillos es el aire y el viaje, prepararse para viajar volando o el momento de abrazar y despedir desde la terraza a un pariente que eleva vuelo.
Yo mismo recuerdo que era muy niño cuando llegó mi padre de Lima, Perú, a Cerrillos y me trajo un regalo que no olvido. Fue un momento de alegría plena.  Mi padre era mi modelo con su bigote y su traje negro y yo lo esperaba en la terraza de la mano de mi madre Fresia que se había pintado sus labios de carmín.
Cerrillos es la cuna de la aviación chilena y la ciencia aeronáutica, donde se fundó el antiguo aeropuerto Santiago.
No se suponía que el Aeródromo viviría poco, pero fue casi tan efímero como un poeta. Vivió menos que el gran e inolvidable  Jorge Teillier, por ejemplo, con quien me pasé una tarde calurosa de enero, hablando de poesía rusa, mientras bebíamos un incierto pero cálido vino tinto.
Se suponía que el aeropuerto quedaría para siempre. No fue así. El aeródromo era frágil y muere solitario. Triste, solitario y final.
¡Qué forma más chilena de morir!
Nadie ha entregado una lágrima por el pobre. En nada nos conmueve su demolición.
Ahora Cerrillos cambiará drásticamente. Los terrenos del aeropuerto Cerrillos están preparados para una gigantesca operación inmobiliaria.
Será despostado como una res o un caballo gigante.
El loteo ya lo decidió el gobierno y lo ha anunciado la Ministra de Vivienda, Paulina Saball. En los terrenos del aeródromo Cerrillos vivirán más de 60 mil personas. La comuna casi duplicará su población en mediano plazo. Quizá en 15 años o 20 años la comuna de Cerrillos pasará de tener 70 mil a tener 130 mil habitantes.
No es un proceso de lo que ahora se llama de gentrificación,  el recambio de los vecinos o reocupación de los barrios históricos o patrimoniales.
No.
Aquí estamos frente a un proceso de densificación, y ocupación de los terrenos del aeródromo en manos de inmobiliarias.
El llamado Plan Bicentenario es un feto urbano que no ha nacido aún.
Tal como en la nueva novela de Ian McEwan, Cáscara de Nuez, el protagonista todavía está in utero, es un feto. Pero el feto ya siente con desagrado la penetración del pene del amante de su madre, a escasos centímetros de su nariz.
Las inmobiliarias tienen un humor socarrón, y bastará ver sus folletos de promoción del feto bicentenario, para imaginar que su pene ya está muy cerca de penetrar el ojo del feto.
Cerrillos enfrenta una tarea de ingeniería -imponente pero simplista- y constituye un levantamiento urbano que aumentarán las necesidades de educación,  salud y transporte o movilidad.
Dejar todo en manos de las inmobiliarias de dinero rápido es una solución tan facilista como irresponsable.
¿Cierto?
Existe el evidente riesgo que Cerrillos y su Plan Bicentenario se constituya en lo que se llama un NO Lugar. Un territorio aburrido y sin carácter. De esquinas peligrosas. Donde los vecinos cierran los ante-jardines con alambres de púas hasta el techo. Si las inmobiliarias construyen de modo unilateral, quizá el Plan Bicentenario se convierta en un NO Lugar, es decir, una banalización del territorio que subordinará la construcción de bloques y casas, sin tomar las condiciones patrimoniales y culturales.
Sería un hoyo negro que consume todo, donde no hay diálogo, interacción y comunicación vecinal y que, por falta de integración, aumentará la desigualdad y el creciente malestar y el deseo de linchamiento.
Ay de esos pasajes estandarizados y barrios degradados sin historia y donde la democracia está marchita y en proceso de muerte. Sin espacio, todos hacinados, cerca del infierno.
El poder político,  que debería pertenecer a los ciudadanos, radicará en círculos confidenciales con los lobistas y la especulación financiera.
Ese es un abominable barrio negro, duro e insensible.
Someterse a vivir allí sería una variante lenta del suicidio.
Aparte del reproche amargo y la desconfianza ¿qué se puede hacer?
La respuesta es obvia, amigos.
Habría que gestar una visión auténtica de integración cultural, una urbanización inteligente basada en el valor histórico del lugar. El valor simbólico cultural del lugar llamado Cerrillos es,  en este caso, el valor del vuelo, el valor del aire, “el aire que a todos lleva y a todos deja” (Gabriela Mistral).
El aire y el volar deberían ser sus valores culturales históricos.
El filántropo norteamericano Daniel Güggenheim, un apasionado de la aeronáutica, donó a Chile en 1928 cerca de 500 mil dólares para el fomento exclusivo de la aviación civil y fines educacionales en la ciencia aeronáutica. Con esos dineros, el Estado chileno compró en el año 1929, los terrenos de la Hacienda Los Cerrillos, y el aeródromo  fue inaugurado.
¿Qué hacer, entonces?
Para posicionar a Cerrillos en el circuito de la cultura y el arte uno podría ir y mostrar ejemplos destacados de desarrollo de polos culturales urbanos.
En Argentina hay una admirable experiencia de ciudad construida con criterios de inclusión comunitaria, como es el caso del barrio  Tupac Amaru de Jujuy en Argentina. No es una barrio “dormitorio”, ni es un barrio construido con la sola mentalidad del metro cuadrado, que es  la lógica de operaciones inmobiliarias. El barrio  Tupac Amaru es un barrio vivo y ciudadano. la han llamado la utopía de la ciudad compartida.
Obviamente, están además  los paradigmas, hoy clásicos en el tema, tales como la recuperación del puerto de Barcelona o la restructuración de Málaga, así como el impacto de la construcción de los museos Guggenheim (en Bilbao o en Sydney), y como parte de un proceso de recuperación y reurbanización  de áreas de la ciudad.
¡Qué más quisiéramos!
COMUNAS CREATIVAS Y DE INNOVACION
Estos procesos se fortalecieron luego con proyectos que pretendían sacar el arte a la calle para fomentar la inquietud artística en la ciudad creativa, con esculturas,  conciertos al aire libre de música en vivo, intervenciones artísticas, performances y otras propuestas culturales y de ocio.
Las calles como plataforma peatonales y de bicicletas para potenciar los negocios del barrio: galerías, librerías de viejo, restauradores, anticuarios, diseño, estudios de arquitectos, academias de música, de danza y de artes escénicas.
Hay todo un arsenal de ideas y un sinnúmero de agrupaciones con vasta experiencia en desarrollo urbano y valores patrimoniales. Todos los días se publican estudios. Y todos los meses se organizan seminarios y coloquios sobre “economía naranja”  y economías creativas.
Cerrillos, si deseara tener vocación de ser una polo urbano serio, dinámico y atractivo, debe atraer esas experiencias al debate.
Luego, habría que pensar en incluir  a los artistas, (arquitectos, diseñadores, profesores de universidad, científicos, escritores, artistas o músicos) y a las fuerzas creativas, no solo como posibles expositores o  disertantes de un debate necesario, sino, como residentes permanentes.
Sí, pues.
La dinámica o intensidad creativa debe atraer a profesionales asociados al talento creativo para potenciar su desarrollo y que jueguen un rol importante en la renovación urbana. Este entorno creativo, a su vez, atrae a más gente creativa, así como a empresas de capital creativo.
Los estudios indican que la cercanía de una industria creativa tiene una incidencia efectiva en el impulso de la actividad económica y la creación de empleo, además de un alto potencial para el fomento del conocimiento y la atracción de visitantes.
Existe en el paño del cadáver del aeródromo, en la avenida Cerrillos o Pedro Aguirre Cerda, el Museo Nacional Aeronáutico y del Espacio, el nuevo Centro Nacional de Arte Contemporáneo Cerrillos del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, una Biblioteca pública moderna y el Centro Cultural Tío Lalo Parra.  Pronto se construirá allí el edificio consistorial y una plaza cívica. Hay una estación del metro en la cercanía que se inaugurará en algún momento. Existe el mayor parque urbano de Santiago, con ciclo vías ya instaladas.
Es decir, una parte de la infraestructura ya está disponible con aporte fiscal, es decir por aporte de recursos de todos los chilenos.
Resultado de imagen para museo del bicentenario cerrillos
NUEVA NARRATIVA PARA CERRILLOS
¿Y por qué no se hace?
¿En qué topamos?
Topamos con nuestro doloroso fatalismo del “así son las cosas”, un fatalismo tan universal como infame.
Esta revolución urbana necesitaría una institucionalidad basada en certezas jurídicas que represente un esfuerzo unido y consensuado entre el municipio, el gobierno, las empresas, las fundaciones culturales  y los vecinos organizados para promover procesos de desarrollo gestionados de forma más participativa. Y sobre todo con una drástica definición de su carácter cultural.
Además de la infraestructura se necesita el convencer de que las artes y la cultura tienen la capacidad de desarrollar una comuna a escala, atraer nuevos capitales, hacer crecer los barrios, su economía local y la seguridad en ellos.
Sí, amigos. Es una tarea difícil, uf, un sueño.
Sé que no es un camino de rosas, sé que los asuntos culturales se tratan marginalmente por los políticos y los apoyos reales a los temas culturales en Chile no se crean fácilmente.
Pero, la alternativa es, amigos, de algún modo, dejar que el feto se transforme en otro No Lugar.